Skip to content

COP 15: Entre la oportunidad y la realidad, una esperanza postergada…

diciembre 29, 2009

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC) en su décima quinta sesión – COP 15, llevada a cabo del 7 al 18 de diciembre en la ciudad de Copenhagen – Dinamarca, se presentaba como la gran oportunidad de llegar a un acuerdo vinculante y ambicioso de las partes (los países firmantes) para el desarrollo adecuado y eficiente de los planes de adaptación y mitigación frente al cambio climático. Sin embargo, después de dos años de reuniones de trabajo de los negociadores, iniciada en Bali (Indonesia) el 2007, esta esperanza no pudo concretarse.

La UNFCCC establece en su artículo 7 – conferencia de las partes – que las decisiones se adoptan por consenso, no por mayoría. Es decir, todos los países participantes de la reunión deben estar de acuerdo en aprobar la propuesta presentada; y en esta cumbre varias sesiones se suspendieron por oposición de algunos países, postergando con ello el debate de los puntos en agenda, como las referidas a las enmiendas del protocolo de Kyoto, entre otros temas.

Se planteaban dos posibles opciones a definirse en la COP15; la primera era ampliar la vigencia del protocolo de Kyoto (que vence el 2012) al asumir un segundo periodo de compromiso hasta el 2020, con las adendas que fueran necesarias aprobarse; la segunda se encaminaba a elaborar un nuevo tratado donde se incluyera a EEUU y China para que asumieran compromisos de reducción de emisiones en base a 1990. Sin embargo, ninguna de ellas tomo forma definitiva, de un lado se exigía que antes de modificar el protocolo de Kyoto, los países desarrollados (Anexo 1) cumplan primero con los compromisos que asumieron; del otro lado nada garantizaba la incorporación voluntaria de EEUU y China en un nuevo tratado, a pesar de las reuniones privadas que sostuvieron estos países para llegar a un acuerdo común al respecto.

En todo este proceso final de negociaciones, los observadores presentes durante la COP15 (ONGs, movimientos ciudadanos, universidades, organizaciones juveniles, medios de comunicación), desarrollaron un papel activo frente a los resultados de las plenarias, principalmente en las que se suspendían las agendas de reunión, con el objetivo de que los negociadores reflexionen sobre la responsabilidad de llegar a un acuerdo común tomando decisiones más concientes con la actual situación del planeta, ya que como representantes tendrán que informar a sus países sobre las posiciones que están asumiendo.

Así mismo, la juventud estuvo presente en esta cumbre, aunque en su mayoría provenientes de otros continentes,  los jóvenes de Latinoamérica dieron un paso importante al lograr reunirse y debatir en conjunto las realidades y problemáticas ambientales de sus países frente al cambio climático, del cual se elaboró una declaración que a su vez tomó nota de los documentos juveniles generados en varios países de la región. De igual manera, los jóvenes seguían de cerca las posiciones que venían desarrollando durante las negociaciones sus delegados nacionales.

La Declaratoria de los Jóvenes Latinoamericanos participantes en la COP 15 como propuesta regional demanda a los países de Latinoamericana a trabajar en conjunto y presentar una posición más fortalecida para lograr resultados coherentes y responsables en las negociaciones, así como el establecimiento de compromisos vinculantes y sostenibles de parte de los países desarrollados (Anexo I) para realmente hacer frente a los impactos del Cambio climático, que es una problemática global pero que requiere de estrategias regionales.

Un aspecto positivo de la cumbre es que Juventud Latinoamericana reafirmó su compromiso en seguir trabajando desde sus localidades para contribuir a que se superen las diferencias políticas durante las siguientes negociaciones, principalmente las que representan intereses económicos particulares, y esto permita a todas las partes tener una visión más amplia de la realidad para actuar a tiempo, adoptando consensos en base al respeto, la transparencia y el trabajo en equipo. Con el protocolo de Kyoto aún vigente solo por dos años más, se hace imperativo que los lideres de cada país, asuman seriamente el rol que les corresponde con su población y con mantener el equilibrio de nuestro planeta.

Rosa Torres – Perú

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: