Skip to content

Las expectativas de una representante de la juventud Latinoamericana– Diana Garcés

diciembre 17, 2009

Algunas ONGs de América Latina, participan como observadores de la cumbre en Copenhague, en medio del frío al que no estamos acostumbrados y las acaloradas discusiones, hemos seguido el proceso de negociaciones esperando que las expectativas de los latinoamericanos en general también se cumplan.

¿Pero qué esperamos los miembros de las delegaciones latinoamericanas? Al menos, ser parte de un compromiso por la justicia ambiental con resultados vinculantes. Ver a los responsables de la crisis climática al fin apropiándose de su adeudo. Una garantía de mejores prácticas en la producción y la agricultura, la conservación de nuestro espacio natural y su manejo sustentable. Básicamente, esperamos compromisos de respeto de la naturaleza, todos los seres humanos, sus prácticas y valores culturales básicos.

Algunos Jóvenes Latinoamericanos presentes en las negociaciones lo resumen como: Justicia climática y equidad.

Durante la primera semana de la cumbre, se sintió un ambiente intenso, no solamente por el clima extremo, también por el flujo de gente de todos los rincones del mundo, corriendo dentro del Bella Center de sesión en sesión.

Si bien, es difícil llegar a un consenso regional, por nuestras diferencias naturales, geográficas, económicas y políticas. Inicialmente, lo apremiante se direccionaba en la definición de los mecanismos de aplicación e implementación del financiamiento para nuestros proyectos de mitigación y adaptación…  “no estamos pidiendo limosna. Pero el pastel es muy pequeño, algunas de las partes se mueven por sus intereses y como de costumbre los mas perjudicados somos los países pobres, es aquí cuando cabe el fortalecer nuestra participación a través de políticas locales, e insistir por los procesos de capacitación.

En varios de nuestros países, los efectos del Cambio Climático son indiscutibles, con ello también ha crecido el entendimiento sobre el tema. Las naciones vulnerables lucharán por la supervivencia, sus poblaciones quieren existir por lo menos durante los próximos 100 años. Sin embargo, que difícil es llegar al consenso, cuando los mas desarrollados no quieren ver perjudicada su economía, posición que a estas alturas es por sobre todo suicida.

África sostuvo una posición cada vez mas fortalecida dentro de las negociaciones. Mostró una voz evolucionada con el empoderamiento de su alcance.

AOSIS, la alianza de las pequeñas islas incitaba al caos, pues pusieron sobre la mesa nuevas propuestas de acuerdos en el marco del proceso de largo plazo que se estaba acabando oficialmente en esta sesión, lo que se malentendió como el protocolo de Tuvalu que daría fin al Protocolo de Kioto. Mientras se trataba de encontrar la forma de consultar esta propuesta, esto solo dilató los debates.

ALBA fue uno de los grupos mas cohesionados y tuvo una de las participación mas firmes dentro de las negociaciones de los latinoamericanos, sus propuestas también sonaron fuerte entre la sociedad civil.

Durante la segunda semana, los grados centígrados bajaron a cero, y con ello las expectativas de conseguir el tan esperado “acuerdo legalmente vinculante”.

Todas las partes estaban oficialmente de acuerdo en que se cumpla el nuevo periodo de compromisos, a pesar de que países como China y varios países europeos no han cumplido sus compromisos previamente establecidos. Un ambiente de desconfianza de que ciertas propuestas impliquen el no cumplimiento, fue lo que impidió hacer planes a futuro. Nuestros negociadores se lamentan porque finalmente no tenemos un documento que mostrar.

Para eso tenemos a México” dicen pero, ¿hacia dónde vamos? ¿Que estamos haciendo? Habrá que ver si la próxima conferencia de las partes va a pertenecer a los Latinoamericanos. Finalmente, todo recae en la voluntad política.La ciencia dice que debemos, la tecnología dice que podemos, los políticos deben decir lo haremos”

La única certeza de estas negociaciones es que no es fácil construir un nuevo mecanismo de regulación mundial, mientras nuestras cosechas se convierten en polvo.

Esperamos haber cumplido con nuestra responsabilidad de que nuestros ojos, oídos, voces y presencia en esta conferencia, hayan sido también de Latinoamérica. Al menos hacer presente las manos de nuestro accionar de compromiso con la Tierra.

Diana Garcés

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: